Información del producto:

Forma farmacéutica y formulación:

Cada gragea contiene:

Vitamina A 1000      UI
Vitamina E

15      UI

Vitamina B1

0.75 mg

Vitamina B2  

0.80 mg

Vitamina B6            

1.00 mg

Vitamina B12  3.00 µg
Vitamina C    

60.00 mg

Nicotinamida

15.00 mg

Acido fólico    

0.10 mg

Pantotenato de calcio

5.00 mg

Hierro          

3.00 mg

Magnesio

10.00 mg

Calcio 

30.00 mg

Excipiente c.b.p.      

1 gragea

Indicaciones terapéuticas:

Zellaforte® está indicado en las deficiencias de las vitaminas y minerales de la fórmula.
La gragea suiza para vivir con fuerza

Farmacocinética y farmacodinamia:

Las vitaminas y los minerales participan fundamentalmente en procesos metabólicos, donde habitualmente se utilizan como agentes reductores o como factores en varios sistemas enzimáticos; dichos sistemas enzimáticos intervienen activamente en el metabolismo de los carbohidratos, proteínas y lípidos. Estos micronutrientes están tan relacionados, que la falta de uno puede afectar los requerimientos corporales de los otros. Es por eso que la falta de cualquiera de las vitaminas provoca la aparición de un síndrome específico denominado enfermedad por carencia de vitaminas o avitaminosis.

Vitamina A. Desempeña un papel primordial en el ciclo de la visión y en la adaptación a la oscuridad, es esencial para la integridad de las células epiteliales, tanto del tracto respiratorio como de la piel. Es necesaria para el crecimiento óseo, la reproducción y el desarrollo embrionario. También tiene un efecto estabilizante y regulador de la permeabilidad de la membrana.
La vitamina A se absorbe rápidamente en el tracto gastrointestinal, pero su absorción puede estar reducida en presencia de malababsorción de las grasas, ingesta baja de proteínas, daño hepático o mala función pancreática. Los ésteres de la vitamina a son hidrolizados por enzimas pancreáticas a retinol cuando es absorbido. Parte del retinol es almacenado en el hígado. Es liberado del hígado como una alfa globulina (retinol unido a proteína) en la sangre. El retinol no se almacena en el hígado, pasa como glucorónido conjugado y la oxidación subsecuente a retinol y ácido retinoico; esos y otros metabolitos son excretados en heces y orina. La vitamina A no se difunde fácilmente a través de la placenta, pero está presente en la leche de mujeres lactando.
Vitamina E. La vitamina E se considera como un nutriente esencial. La absorción de la vitamina E del tracto gastrointestinal depende de la presencia de bilis y de una función pancreática normal. La cantidad de vitamina E absorbida varía extensamente de 20 a 80%, es absorbido y transportado por lipoproteínas de la misma forma que las grasas. Es almacenada en los tejidos grasos y estabiliza la porción lipídica de la membrana celular. Parte de la vitamina E se metaboliza en el hígado a glucurónidos de ácido tocoferónico y su gama-lactona. Parte es excretado en la orina, pero la mayor parte de la dosis se excreta lentamente en la bilis. La vitamina E aparece en la leche humana pero es pobremente transferida a través de la placenta.
Vitamina B1 (tiamina). Actúa en la descarboxilación oxidativa del ácido pirúvico en la formación de la acetil-CoA. Es esencial en la función neurológica. Su deficiencia se presenta en alcohólicos, cuadros de diarrea crónica y pacientes con dietas altas en carbohidratos.
Se absorben pequeñas cantidades de tiamina del tracto gastrointestinal después de su administración oral. Se distribuye extensamente a la mayoría de los tejidos del cuerpo y está presente en la leche humana. La forma activa de la tiamina es como tiamina pirofosfato. La tiamina no se almacena en cantidad apreciable en el cuerpo y las cantidades en exceso de las necesidades del cuerpo son excretados en la orina como tiamina o como sus metabolitos.
Vitamina B2 (riboflavina). Está involucrada en numerosas reacciones de oxidación y reducción. La riboflavina se absorbe del tracto gastrointestinal. A pesar que la riboflavina es extensamente distribuida a los tejidos del cuerpo sólo una pequeña parte es almacenada en el cuerpo. Es excretada en la orina, en parte como metabolitos. Si se incrementan las dosis, son excretadas grandes cantidades sin cambio. La riboflavina atraviesa la placenta y se excreta en la leche humana.
Vitamina B6 (piridoxina). Se absorbe rápidamente desde el aparato digestivo después de su administración oral y se transforman a sus formas activas: fosfato de piridoxal y fosfato de piridoxamina. Se almacenan principalmente en el hígado donde sufren una oxidación a ácido 4-piridóxico y otros metabolitos inactivos que son excretados en la orina. El piridoxal atraviesa la placenta y también está presente en la leche humana. Participa como cofactor para más de 60 enzimas incluyendo  descarboxilasas, sintetasas, transaminasas e hidroxilasas. Su deficiencia se presenta en el alcoholismo, síndromes de malabsorción y mujeres que usan estrógenos con dietas marginales.
Vitamina B12 (cianocobalamina). La vitamina B12 unida a un factor intrínseco se une a una glucoproteína secretada por la mucosa gástrica y se absorbe activamente del tracto gastrointestinal. También puede ocurrir la absorción del tracto gastrointestinal por difusión pasiva; una pequeña cantidad de la vitamina presente en la dieta se absorbe de esta manera a pesar de que el proceso se incrementa de manera importante con grandes dosis como las que se utilizan terapéuticamente.
La vitamina B12 se almacena en el hígado, se excreta en la bilis y experimenta reciclado enterohepático extenso. Parte de la dosis administrada es excretada en la orina, la mayoría en las primeras 8 horas. La excreción urinaria, sin embargo, explica sólo una pequeña fracción de la reducción del almacenamiento total adquirido del cuerpo por medio de la dieta. La cianocobalamina atraviesa la placenta y también está presente en la leche human.
Vitamina C (ácido ascórbico). El ácido ascórbico se absorbe fácilmente del tracto gastrointestinal y se distribuye extensamente a los tejidos del cuerpo. Las concentraciones plasmáticas del ácido ascórbico aumentan conforme se aumenta la dosis hasta que se alcance la meseta con cantidades de 90 a 150 mg diarios. El almacenamiento de ácido ascórbico del cuerpo en personas sanas es de 1.5 g a pesar de que cantidades mayores pueden presentarse con la ingestión mayor de 200 mg diarios. La concentración es mayor en leucocitos y plaquetas que en eritrocitos y plasma. En estados de deficiencia la concentración en leucocitos declina después y en forma lenta ha sido considerada como un mejor criterio para la evaluación de deficiencia que la concentración en plasma.
El ácido ascórbico sufre una oxidación reversible a ácido dehidroascórbico, parte es metabolizado a ascorbato 2-sulfato, que es inactivo y ácido oxálico que es excretado en la orina. El exceso de ácido ascórbico que necesita el cuerpo también es eliminado sin cambio rápidamente en la orina, esto generalmente ocurre con tomas que exceden los 200 mg diarios. El ácido ascórbico atraviesa la placenta y se distribuye a la leche humana.
Nicotinamida. Tanto el ácido nicotínico como la nicotinamida se absorben rápidamente en todas las porciones del tracto intestinal y es distribuida a todos los tejidos. Cuando se dan dosis extremadamente altas, la vitamina no modificada representa el componente urinario principal. La ruta principal del metabolismo de la nicotinamida es por la formación de N-metilnicotinamida, que a su vez se metaboliza ulteriormente.
Acido fólico. El ácido fólico en el organismo animal se reduce enzimáticamente a ácido tetrahidrofólico, forma conezimáticamente que actúa como aceptor de varias unidades monocarbónicas. El ácido fólico aparece en el plasma a la media hora de su ingestión y se convierte con rapidez en las diversas formas metabólicamente activas del folato. No se sabe si hay transporte proteínico del folato.
Pantotenato de calcio. Es un precursor de la enzima A y es esencial para el metabolismo intermediario de lípidos, carbohidratos y proteínas, también en la síntesis de esteroides, porfirinas, acetilcolina y otras sustancias, se absorbe a nivel del intestino delgado.
Magnesio. El magnesio se absorbe principalmente en yeyuno e íleon, probablemente intervenga un mecanismo de transporte activo. La cantidad que se ingiere influye en su absorción; al elevarse el consumo, disminuye el porcentaje de magnesio absorbido. También existe competencia entre él y el calcio por la captación de la mucosa; al aumentar la concentración de uno, disminuye la absorción del otro. He aquí dos factores que también aminoran la absorción de magnesio: ingestión abundante de fósforo y esteatorrea. Las sustancias que mejoran la captación de agua en la mucosa incrementan asimismo la absorción del magnesio.
La excreción renal del magnesio representa el regulador fundamental de su metabolismo. La concentración plasmática de magnesio se mantiene bastante constante a unos 1.7 meq por litro (2-3 mg por dl como límite normal). Al aumentar la ingestión de magnesio se intensifica su excreción urinaria y no se altera la concentración en el plasma. Si el aporte es bajo, su excreción urinaria alcanza un valor casi imperceptible; en cambio, ante un aporte muy escaso y prolongadamente bajo, su concentración en el plasma tiende a elevarse.
Es un activador enzimático de más de 300 enzimas. Ciertas peptidasas y fosfatasas requieren magnesio para su actividad máxima como lo hacen virtualmente todas las reacciones donde está involucrado el trifosfato de adenosina. El magnesio extracelular es crítico para los potenciales eléctricos del nervio y músculo. Las deficiencias de este mineral se observan en pacientes alcohólicos, diabéticos, con cuadros de diarrea crónica con pacreatitis y aldosteronismo primario.
Calcio. Es esencial para la funcionalidad integral de los sistemas nervioso, muscular y esquelético. Juega un papel en la función cardiaca normal, función renal, respiración, coagulación sanguínea, y en la funcionalidad de la membrana celular y en la permeabilidad capilar. También el calcio ayuda a regular la liberación y almacenamiento de neurotransmisores y hormonas, la captación y unión de aminoácidos, absorción de vitamina B12 y la secreción de gastrina.
El calcio en el hueso está en constante intercambio con el calcio plasmático. Ya que las funciones metabólicas del calcio son esenciales para la vida, cuando hay un desajuste en el balance del calcio debido a deficiencias en la dieta o por otras causas, las reservas de calcio en el hueso pueden repletarse para llenar las necesidades agudas del organismo. Por lo tanto, a largo plazo, la mineralización normal del hueso depende de las cantidades adecuadas del calcio total corporal. Aproximadamente una quinta a una tercera parte del calcio administrado oralmente se absorbe en el intestino delgado, dependiendo de la presencia de los metabolitos de vitamina D, pH en el lumen y otros factores de la dieta, como unión del calcio a la fibra o filatos. La absorción de calcio aumenta cuando hay deficiencia de calcio o cuando el paciente está en dieta baja de calcio. En pacientes con aclorhidria o hipoclorhidria, la absorción de calcio especialmente con la sal de carbonato, puede estar reducida.
Hierro. Juega un papel importante en el transporte de oxígeno y de electrones. El hierro puede ser funcional (en hemoglobina, mioglobina, enzimas hemo y hierro cofactor y transportador) o quedar almacenado como ferritina y hemosiderina en el hígado, bazo, médula ósea y sistema reticuloendotelial. El contenido de hemoglobina (0.34% hierro) de la sangre es de 14 a 17 g por 100 ml en el hombre y en la mujer de 12 1 14 g. Después de su ingestión el hierro en forma ferrosa baja los quelatos moleculares con aminoácidos, ácido ascórbico y azúcares los que pueden ser solubilizados y absorbidos antes de llegar al intestino delgado distal. El hierro probablemente es absorbido pasivamente por la mucosa del intestino delgado, para luego ser transferido activamente a transferían, incorporándose a las células rojas en la médula ósea o en todo el cuerpo. La transferían puede ser almacenada en la médula ósea, hígado o bazo. El hierro es eliminado del organismo a través de la orina, bilis, sudor, heces y por células de descamación.

Contraindicaciones:

Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula. Insuficiencia renal o hepática, gastritis y úlcera.

Precauciones generales:

Administrar las dosis recomendadas. La niacinamida debe administrarse con precaución en pacientes con asma. En pacientes con daño renal administrar con precaución el magnesio.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lactancia:

Consulte a su médico.

Reacciones secundarias y adversas:

Puede presentarse raramente malestar gastrointestinal como náuseas, diarrea, constipación y regurgitación con sabor a alguno de los componentes de la fórmula.

Interacciones medicamentosas y de otro genero:

Los antiácidos que contienen carbonato de calcio, disminuyen y retardan la absorción de hierro. El clorhidrato de piridoxina puede actuar como antagonista de la levodopa. Si se administra simultáneamente con sulfonamidas, el ácido ascórbico, puede provocar cristaluria.
La vitamina C reduce los niveles de estrógenos y la acción de la warfarina. La neomicina puede reducir la absorción de la vitamina B12. El uso concomitante de cloranfenicol con la vitamina B12 puede antagonizar la respuesta hematopoyética de la vitamina B12.

Alteraciones en los resultados de pruebas de labotatorio:

La piridoxina puede producir resultados falso-positivos en la determinación de urobilinógeno utilizando el reactivo Ehrlich’s.
Vitamina C. Debido a que el ácido ascórbico es un agente reductivo fuerte, interfiere con las pruebas de laboratorio basadas en reacciones de óxido reducción. En la determinación de glucosa en orina utilizando sulfato cúprico (reactivo Benedict’s) puede ser falsamente incrementada. En la determinación de glucosa en orina utilizando el método de glucosa oxidasa (Test-tape) la concentración puede ser falsamente incrementada. Lactato dehidrogenasa (LDH) y transaminasa hepática (las concentraciones plasmáticas medibles por un auto-analizador) pueden disminuir con dosis de ácido ascórbico mayores a 200 mg.
Hierro. Puede interferir con la prueba de laboratorio para buscar sangre oculta en heces.

Precauciones en relación con efectos de carcinogenesis, mutagenesis, teratogenesis y sobre la fertilidad:

No se han realizado estudios ni en animales ni en humanos.

Dosis y vía de administración:

Tomar 2 grageas con los alimentos.

Manifestaciones y manejo de la sobredosificación o ingesta accidental:

La ingestión de dosis muy altas puede causar hipervitaminosis que se asocia a náuseas, vómito, debilidad, fatiga, malestar, somnolencia, cefalea, insomnio e inquietud que desaparecen al suspender el medicamento.

Presentación:

Caja con 40 y 120 grageas.

Leyendas de protección:

No se deje al alcance de los niños.
Si persisten las molestias consulte a su medico.
Literatura exclusiva para médicos.

Hecho en Alemania por: Swiss Caps Lohnherstellungs GmbH /Para: Anstalt Fuer Zellforschung
Acondicionado por:Offenbach Mexicana, S.A. de C.V. /Distribuido por: Novum Pharma, SA de CV /Reg. No. 031V2004 SSA VI /Autorización IPP No.